content top

Piñas y ananas

Pues tengo, no una sino ¡dos! anécdotas de piñas. Je, je, je. Antes de regresar al blog original sobre el cumpleaños de Mafalda.

OK. Anécdota uno. Mi familia es de Mérida, así que varias veces nos hemos ido de D.F. para allá, en vacaciones y esas cosas. Como a mi papá no le gustan los aviones (bueno, supongo que si le gustan, nomás no le gustar ir dentro de ellos), nos lanzábamos en carretera. Sip, léanlo, son como friegomil horas, más cuando estás más mocoso y eres muy sensible a estar aburrida en espacios cerrados y en movimiento. Ah porque una característica de las salidas a carretera de mi papá es que vas al baño cuando él quiere ir al baño y comes cuando él tiene hambre. Pero bueno, lo que les iba a contar es que un mayo me fui con mi abuelo en camión. Como me daba flojera el viaje nocturno y casi nunca dormía bien en los camiones (ahora con la edad, es diferente, caigo babeando en cuanto avanza y me mece), pero como me daba miedo no dormir, pues me quedé despierta con mis amigos como 2 noches y me subí al camión feliz de ir ignorando a mi abuelo (no tan rudo como suena, pero dormida, pues). Mi abuelo, por cierto, es de esas personas que se sienta en el camión en el asiento #3, el que está estratégicamente colocado atrás del chofer y desde donde puede ir dando instrucciones de cómo manejar, qué camino tomar y dónde hay que frenar…. Pero regresemos a las piñas…. Íbamos como a medio camino, cuando me despierta para decirme “mira, no lo puedes ver porqué es de noche, pero tooooodo esto son plantíos de piñas”.

Ja, creo que no pegó. Cuando lo cuento en vivo es mucho más chistoso. Por cierto, confieso que hasta ese momento (y tenía como 19 años), creía que las piñas crecían en árboles. Bueno, por lo menos en arbustos. Hasta que me obligaron a ver la imagen mental de un pobrecito arbolito doblado ante el peso de una piña. En fin..

Ahora la anécodta dos, y a ver si esta me sale mejor.

Estaba en París desayunando con la mamá de mi mejor amiga (la mamá de Bruno, el de los chones de spiderman). El caso es que leo en la carta que había jus d’anana (anana es piña en francais), pero mi cerebro cansado de tanto Louvre (ja, creo que en ese viaje ni lo pisé), lo que leyó fue “jugo de banana” y lo que hace mi mente es ponerse a pensar “¿cómo demonio le sacan el jugo a una banana?”. “Caray, que avanzados son los franceses”. Hasta que me di cuenta, por la magia retardada de una neurona que despierta con pereza que “jus d’anana” es jugo de piña, así que me morí de risa. Todo esto enfrente de la mamá de mi amiga que siempre ha creido que soy una persona muy muy muy rara. ¿y quién soy yo para desmentirla? Así que mientras ella se volteaba a inocentemente preguntar si se me antojaba una crepa me ve leer la carta y destornillarme de risa de lo más uei y ¡en público!

Bueno, yo sí disfruté contándolo, je je je

Ya mañana les cuento lo de Mafalda porque muero de sueño. Pero ella cumplió 40 el 29 de septiembre. Yo cumplo 30 el 4 de julio del año que viene y ya ando planeando desde ahora la supermega pachanga, es mi modo de pintarle un birdie a la convención social de la “crisis de los 30″. Estén pendientes, a lo mejor hasta le caen a la fiesta.

=)

a.

anana

Read More

La frase del día

“si te gusta sufrir, te recomiendo un nopal en la espalda, de perdida quedas bien con la virgen”

Read More

Un trío de 2 y la capa de spiderman

Pues mi vida, cuando no la controlo y dirijo, tiene la cualidad de llevarme a cada rato al “twilight zone”. Nomás de ejemplo, este fin de semana conocí a un personaje que si les contara yo ni se la creerían, es más salí del desayuno pensando que ahora si ya estoy lista para escribir mi libro, se llamará “vidas ajenas” y es el recuento de las historias de la gente que me voy encontrando en mi camino. Pero esa es muy fuerte, así que lo dejaré para otro momento.

Después de ahi me fui a una comida de cumpleaños de una niña amiga mía de la primaria (sip, la conozco hace la fabulosa cantidad de 20 y cacho de años). Claro que esta amiga se casó con un tipo, un japonés, que cuenta la leyenda se encontró afuera de las oficinas de la Nissan en Insurgentes. Llevan como 8 años juntos, se fueron a japón, regresaron y ahora viven en un feliz éxtasis marital en San Ángel. Ahora bien, la parte exótica de la fiesta japonesamexicana fue el momento del karaoke de canciones mexicanas (El Rey, No volveré, Si nos dejan, etc.) acompañadas por un trío… ¡¡¡de 2 personas!!!! Por cierto, Shifuru (o como se escriba) le cantó a Vivian “Las Mañanitas” y eso sí estuvo bien tierno.

De ahi me fui a ver a mi amiga Paty y a su hijo Bruno porque le hicieron un pastel de cumpleaños en casa de su mamá. Así que salí de la primaria y me fui a la prepa porque a Paty la conozco hace 15 años. ¿qué tal mi viaje al pasado? Anyway, de ahi lo que vale la pena contar definitivamente es Bruno. Es un chamaco súper alegre, adaptado, inteligente, risueño, energético e ingenioso. Y no lo digo nomás porque es mi hijo, porqué, je je je, ¡no lo es! Pero en algún momento de la fiesta sacó de su mochilita de juguetes un superman y un spiderman. Dos cosas lindísimas:
–”Spiderman le gana a Superman”
*suena el teléfono, me lo pasa bien serio y dice– “Te llama Spiderman”

(Hey, si no se les hizo tierno, es porque NO lo conocen, amargados)— je je je, no es cierto, sigan leyendo.

Bueno, luego decidió que era hora de convertirse en Spiderman. Y ¿porqué no simula el disfraz de spiderman poniéndose en la cabeza sus calzones del hombre araña? ¡Ojalá tuviera fotos de eso! Pero de lo más uei dejé mi cámara en mi casa, así que sólo hay fotos de rollo normal que no son inmediatas.

En fin, este blog hará que Bruno en algunos años me odie (ojalá sea dentro de mucho tiempo), pero no manches, cómo lo disfrutamos.

Les paso una foto más inofensiva de Bruno para que lo conozcan. Tenía más, pero en un arranque de salud mental borré todas mis fotos de la laptop.

[IMG]http://img40.exs.cx/img40/2803/brunotren.jpg[/IMG]

a.

Read More

Reseña de “La Terminal”

Pues esta película la vi en gringolandia, específicamente en Miami, y no sé si fue el calor, la gente o que era mi cumpleaños, pero me rei hoooooooooooras. Muero de ganas de verla de nuevo.
Tenemos pendiente verla con mi amiga con la que me fui porque ella dice que no habla inglés y ha viajado con otra amiga que tampoco habla inglés y ¿qué les puedo decir? Sus anécdotas son dignas del mismísimo Viktor Navorski.

¿Cómo se llama? The Terminal
¿Cómo debería llamarse? “Tenemos tanto dinero y tantos óscares que podemos darnos el lujo de reproducir en un set el aeropuerto de NY y hacer una peliculita palomera menor″
Trivia inútil: Vagamente basada en la historia de Merhan “Alfred” Nasseri quien ha vivido en el aeropuerto Charles de Gaule desde 1988. Ya se había hecho documentalantes., y hay una película basada en la misma historia.
Momento memorable: Pues hay varios, porque es una película que más que trama tiene historia Pero a mi me mataron sus esfuerzos por procurarse casa y comida.
Pensamientos Persistentes: “¿se sale o no se sale?¿se sale o no se sale?¿se sale o no se sale?” “¿Qué haría yo en su lugar?”

Pero de esta si voy a hacer la reseña completa porque sí me gustó mucho.

a.

Read More

Corrección!!!

Pues en uno de mis chistes malos, arruiné el final:

Dice

Y también tiene que ver con elevadores. ¿Porqué en un edificio de 4 pisos alguien en el 4to piso pregunta al entrar al elevador ”¿baja?”?

¿Cuál es la otra respuesta posible? “No, ya llegamos al 4to piso y ahora el elevador se desplazará verticalmente…”

Debería decir:

¿Cuál es la otra respuesta posible? “No, ya llegamos al 4to piso y ahora el elevador se desplazará horizontalmente…”

Así es como, a veces, llego tarde a la casa. Traigo en una mano un litro de leche, en la otra mi cepillo del cabello y cuando despierto al día siguiente veo en el buró: ¡el litro de leche! ¿y el cepillo? En el refri, por supuesto.

Gracias mike por darte cuenta!

=)

a.

Read More
content top