content top

El derecho a ser asexual

De verdad que Dios los hace y ellos se juntan. Además usan como vehículo de encuentro el internet. Resulta que en CNN sale (hace días, pero he estado ocupada) un artículo donde se explica que uno de cada 100 personas es asexual. Poco más que la comunidad de personas que son homosexuales.
Así que el grupillo de asexuales reclaman sus derechos a no interesarse en el sexo, por cierto, esto del interés es lo que separa a las personas célibes de las asexuales. Las asexuales, en pocas palabras, se comparan con amibas.
A ver, no me malinterpreten, yo si me adscribo a la filosofía de que caga persona haga con su XxXx un papalote (o cucurucho), nomás propago la noción de la cuarta orientación sexual.

Vean más en esta liga, especialmente el origen del logo (no es para NADA la banderita del arcoiris).

Por cierto, comenté en la vida real (je, aveces se me olvida que hay vida fuera de la compu) sobre la asexualidad y el niño me dice “quiero ver fotos, me late que los asexuales son ugly people”. Mhhmmmm, chance, ahi se los dejo para que lo piensen, pero me dicen que las personas feas también tienen su corazoncito.

En fin

a.

Read More

“No me toques el pito porque me irrito”

El contexto es, por supuesto, por aquello de los desesperados del coche de atrás que nomás ven que se pone verde el semáforo y ya están presionándote porque avances.

Pero más que una frase es un pequeño homenaje al abuelo de mi mejor amigo. Lo conocí poco, pero se que era una gran persona porque además fue una clarisíma influencia en que el mejor amigo sea la gran personita que hoy en día es (bueno, cuando no se pasa de chistín).

Me acuerdo de él dos cosas. Una es verlo en su casa atrás de la cortina espiando a los vecinos. Eso no es divertido, pero acordarme de la abis diciéndole con voz super consternada “Quitate de la ventana, Joaquín” eso si era bueno. Por cierto, me puede fallar la memoria y que no le diga así, pero así se llamaba.

La otra anécdota de la cual seguro me falla la memoria es que mandó arreglar su coche al taller. Dos veces. Para quitarle ruido al tablero. Coraje y $$ después se dió cuenta que el ruido intermitente era: ¡el llavero pegando contra el volante!

En fin, ando irritable, así que no me anden tocando el pito. Ni diciendo “pito” pal caso.

También ando en MTY asi que no sé si voy a poder actualizar como quisiera. pero habrá anécdotas regias… y machaca.

a.

Read More
content top