content top

Sobre conversaciones ajenas

Varios blogamigos estamos colaborando en un blog que se llama “conversaciones ajenas” con apellido “conversaciones escuchadas al pasar”.

Recientemente pasé un rato leyendo los comentarios que nos han dejado en la página. Y me doy cuenta que muchos de ellos hablan de que algunas de las entradas no son “chistosas”.

Bueno, pues no son chistosas, porque esa no es la intención de la página. El espíritu con el que escribimos, o para no usar el plural porque no sé los demás, pero yo escribo diálogos que escucho que se me hacen ingeniosos, o simpáticos, o interesantes, o amenos, o una serie de adjetivos más. Mi punto es que las conversaciones tienen muchos más matices que solamente ser chistosos, vaya, no somos página de chistes.

Ahora bien, la idea salió de una página que se ha hecho muy famosa que se llama Overheard in New York (link) y que de hecho ya tiene muchas copias. Ahí mismo no todo es chistoso, pero refleja la realidad cotidiana de los personajes tan coloridos que tiene NYC.

¿Quién me va a negar que nosotros los mexicanos no tenemos cierto folclor reflejado en nuestro modo de hablar? Así que decidimos hacer una versión mexicana. Aunque ha sido más chilanga por los colaboradores, pero a través de los colaboradores de la república y los envíos de quienes nos leen se ha hecho mucho más nacional.

En fin, me ha rondado esta idea por la cabeza y por el bien de mi cabecita tenía salir. Este post termina con una invitación a que visiten la página y que colaboren, ahi viene una forma de contacto o bien puedes mandarme mail a la dirección de gmail que aparece en mi sidebar.

a.

Read More

Happy junkie

Ahora que he pasado mucho tiempo en la camita y en el sillón, he tenido la oportunidad de reflexionar y he “escrito” muchos posts mentales.

Es una lástima que no se hayan podido concretar en posts reales y ahora que lo pienso no sería tan mala idea haber hecho un podcast, a lo mejor hasta conseguía seducirlos con mi sexy voz de tos rasposa y flemosa (je je je), pero no tengo micrófono. Hmmm, ¿si le hablo a un audífono funciona???

Como sea, pensé muchas cosas. Una de ellas es que es una maravilla contar con la medicina moderna para reducir los malestares de las enfermedades. Por lo menos de las que son más incómodas que nada, como fue mi caso.

El asunto es que me estoy convirtiendo en un happy junkie. Palabra operativa happy.

Esta semana consumí antiinflamatorios, inhibidores de tos (o como se llamen), antibióticos y un par más de medicinas que empiezan con “A” pero son un poco personales. Y aún así, dormí pésimo porque tan solo me acosté empezaba a toser y toser y toser y toser. Y de tanto toser me dolia la pancita, me dolía la cabeza (de que por dentro se me zarandea la nuez) y bueno, pues la garganta que de todos modos duele por aquello de la tos. Terrible.

De día me siento mejor, pero no dormir me deja aletargada casi todo el tiempo….

Pero como iba diciendo de las medicinas. Yo creo que en general, son buenas. Y si tienes acceso a ellas, es mejor usarlas que no. Claro que como toda industria, hay mucho dinero de por medio en estos asuntos de la salud y eso provoca malestares éticos. Por ejemplo, las farnacéuticas hoy en día generan medicamentos para enfermedades que aún no se descubren. Creo que especialmente para enfermedades (o malestares) mentales, como por ejemplo, el síndrome de fobia social. Y ni se diga de la industria del ADD que tiene a miles de gringuitos sedados… lo cual dicen sus madres que no es tan malo.

En fin, es un debate mucho más largo que la capacidad de atención que traigo en este momento. Pero quisiera leer sus comentarios y comentar el tema nuevamente pronto.

Read More

En pocas lineas, las películas que he visto recientemente

Intervención Divina : Película Israelita que lidia con las relaciones humanas, en el marco de la tensión que existe entre Israel y Palestina. Es chistosa sin querer serlo, y tiene la cualidad de que hay poquísimos diálogos, poqquísimos, lo cual facilita definitivamente la exportación de la misma, ya que le captas de tan solo el desarrollo visual.

Nada es lo que parece: Véanla. De verdad que no hay modo en que se arrepientan. Es inglesa de un estilo similar a las de Guy Ritchie (Lock, Stock and Two Smoking Barrels y Snatch), de hecho está dirigida por el productor de esas dos, pero es muy diferente. De entrada, te hace mantener expectativas bajas, lo cual solo incrementa la emoción de descubrir que es una de esas historias cuyo final no lo puedes anticipar y que te deja muy satisfecho. Me causó lo que me hizo Usual Suspects cuando recién la vi por primera vez, y esa, es una de mis películas favoritas. Véanla pues.

El horror de Amityville: Pues no está horrorosa y es una película que te espanta si le ayudas. Yo, claro que le ayudé. Le aumenta la emoción que dice que está basada en hechos reales, pero vía google me entero que si bien, así fue como el libro fue escrito, por entrevistas y recuentos con los personajes originales y que un malote muy malote si vivió ahi y mató a su familia, la historia es puro invento. Dicen que se fabricó para darle una excusa al asesino y una salida para los problemas financieros de los inquilinos posteriores. Si las de miedo son lo suyo, supongo que está palomera.

Los hermanos Grimm: Después de leer muy malos reviews de esta película, fui a verla al cine un poco de mala gana. Y durante la película me dije a mi misma tanto que no me gustó que salí creyendo que no me gustó. Lo que si tiene es una narración muy débil, pero hasta lo perdonas porque la mano mágica de Terry Gilliam se ve por todos lados y eso hace que el producto final sea muy superior. Así que viéndola en restrospectiva, pues si me gustó.

Vuelo Nocturno: Rachel McAdams se me hace una excelente actriz. Aunque tiene carita de niña boba de pronto, y tiene en sus haberes joyas de la cinematrografía como The Hot Chick (creo que se llamaba este cuerpo no es mío) y Mean Girls (chicas pesadas), después de verla en The Notebook si me impresionó su talento. Así que ese fue un gran punto para decidir ir a ver esta película, con todo y Wes Craven. Y está buena, pero la resuelven muy rápido. El malo de esta cinta es el mismo malo que sale en la última de Batman como el espantapájaros y me dicen que en 28 días (que no ví). El veredicto final es que está entretenida en un estilo que no sé porqué me recordó a Mentiras Verdaderas aunque no tenga nada que ver. Sobre la dirección de Craven, en palabras de un amigo, se ve que tenía que comer.

Se busca Pareja: Evítenla.

Dr. Zhivago: Es laaaaaaarga. Y no es una película, es una pintura. Que de pronto se mueve. La historia parecen pedazos de…. de algo que no se relacionan muy bien entre si y que saltan de un momento a otro. Los personajes cambian de personalidad sin previo aviso. Y la graaaan historia de amor que venden, con todo y el tema musical de Jarre, pues la verdad es que nunca la vi. Más bien vi una historia de adulterio. Eso si, Omar Shariff es muy guapo, de eso no queda duda.

Escenas de un matrimonio: Solo vi hora y media de tres. Me dicen que está muy buena y que se sigue tratando de lo mismo. Ingmar Bergman escribe y dirige esta historia después de 4 matrimonios suyos que acabaron en divorcio. En la película, que originalmente fue una miniserie sueca de 6 espisodios, seguimos la vida de una pareja durante 20 años, 10 de los cuales están casados y 10 cuando ya se divorcian, pero se siguen encontrando y buscando.

Y esas son las selecciones de la semana. Lo siento por no escribir, he estado enfermita de tos y como no he podido dormir bien me pongo tonta durante el día, je je je. Pero ya regresé.

Read More
content top