Single-ville

¿A quién no le han recetado un “mejor solo que mal acompañado” después del final de una relación amorosa?

El problema es que estar “solo”, sobre todo después de haber estado “acompañado” es difícil. Pero desde la perspectiva de quien recién sale de la relación no es difícil, es bien pinche cabrón.

No sé qué es lo que le pasa a la gente que a veces la simple idea de estar solterito los paraliza. Yo, por primera vez en la vida, estoy soltera y LOVING IT.

Tal vez es por la persistencia del mensaje romántico omnipresente en la televisión, en la publicidad, en los grandes libros, en los libros mediocres, en las conversaciones de café, everywhere, hasta las barritas marinela vienen de a dos por bolsita. Tal vez es otra cosa, la incertidumbre del futuro, el haber probado que el amor tiene lo suyito o algo más, pero a demasiadas personas les aterra el concepto de estar soltero porque equiparan estar sin pareja (situación perfectamente neutral) como estar solitario (situación negativa).

Entonces, hoy vengo a contarles, mi experiencia de soltera.

El 2010 me trajo una gran sorpresa. El comprender profundamente y sin lugar a dudas que estar soltero (en mi caso, soltera):

1. No es dejar de vivir
2. No es un periodo en espera de la siguiente relación
3. No es malo
4. No mata, ni causa enloquecimiento, ni disminuye tu valor como persona.

Estar soltero es estar soltero y tan tan.

Paralelo a este entendimiento me cayó el veinte de que basado cómo me comporto cuando tengo novio, desde cómo actúo, cómo respondo a situaciones, cómo pienso, cuánto avanzo como persona, cómo me relaciono con los demás hasta cuáles son mis aspiraciones y objetivos, etc, la verdad es que los momentos de soltería han sido mucho más edificantes que los periodos en pareja.

Este es mi caso personal y la razón por la cual estoy en un muy buen momento, muy feliz con mi vida y sin un ápice de angustia o pausa en mi vida de si viene o no viene alguien para mi en el futuro.

Más o menos cuando llego a este momento en una conversación me preguntan que si ya me rendí o resigné. Y más o menos acá es cuando respondo que ni la una ni la otra. Simplemente me acuerdo de mi hace años en una época en la que en vez de disfrutar mi vida, irme con amigas, estar en lo mío, pasaba noches sufriendo y pensando qué hice mal en mi relación pasada y cuándo iba a llegar la siguiente. Hoy digo de eso: ¡puaj!

Entonces, la realidad a calzón quitado de cuáles son las cosas pinches de estar soltero (en orden de que tan pinche se sienten):

1. Comezón. No hay nadie a la mano que te rasque el pedazo inalcanzable de la espalda
2. Recibir Malas Noticias. ¿Dónde está el apoyo emocional incondicional de una pareja cuando pasa algo trágico en tu vida? *
3. Enfermedad. Sentirse mal y que nadie esté ni para traerte un vasito de agua es muy chafa.
4. Recibir Buenas noticias. Es muy natural quererlas compartir con la persona más cercana a tí y muchas veces es tu pareja. Lo mismo para cuando son malas noticias.
5. Bodas. Es aburridísimo llegar sin pareja a una boda. A menos de que vayan en una bola de amigos. Añadan como extra que los demás asistentes te ven con una mezcla de sorpresa y tristeza. En general cualquier evento social que requiera una pareja. Lo que me lleva a:
6. Eventos de Pareja. Básicamente la gente que está en parejas no sabe si invitarte o no, a veces vas y está todo de pelos, a veces vas y les rompes la armonía del número par, es un volado.

Esas son las que me acuerdo ahora. Pero todas ellas. Es más, todas ellas JUNTAS, no compensan el estar aferrado a una pareja por simple miedo a ya no tenerla.

En mi último noviazgo digamos “serio” yo estaba completamente dispuesta y además deliberadamente a quedarme con mi novio aunque fuera borracho findesemanero insoportable, aunque me pusiera el cuerno en cada viaje que yo no fuera con él, aunque me dijera mentiras, aunque todos los aunques. La simple idea de tener que abandonar mi muletilla conversacional de “mi novio esto” o “mi novio aquello” ** me dejaba paralizada de miedo. Hasta el día en que él me pateó de la relación porque de otro modo no lo hubiera dejado en muchos años más.

Entonces después de haber probado un par de años de mal acompañada les puedo venir y decir que si, solo vale mucho mucho mucho más.

-a-

—-
* ojo que sólo funciona cuándo aún hay amor bonito en la pareja, cuando ya se está rompiendo el asunto, aunque sigan oficialmente juntos ya no funcionan para el piojito emocional.

** esporádicamente reaparece como “mi ex-novio bla bla bla”

*** Pero cuando me vuelva a enamorar acá vengo y les cuento.

Read More