Octubre 7, 2012

En un arranque de fe infinita sobre mi misma, decidí que este es el año de correr un Maratón.

Ya ni me acuerdo qué fue lo que hizo que tomara la decisión. Pero desde finales del año pasado era una decisión tomada, con todo y la selección del lugar: Chicago.

El 1 de febrero iniciaron las inscripciones, y está limitado a 45mil corredores, pero ya había escuchado yo que se llena rapidísimo. Dicho y hecho, alcancé lugar y al día siguiente llegó mail de que ya estaban todos los lugares asignados. Pero uno de ellos es el mío.

Chicago es medio famoso por ser una buena elección para correr tu primer maratón. Tiene elementos clave como que la ruta no es demasiado empinada (Boston tiene pésima fama de eso en las millas finales), la fecha generalmente provee de un muy buen clima para la corredera y es una ciudad hermosa donde hay mucho espíritu corredor. Entonces el público también dicen que ayuda mucho.

Entonces, tengo una cita para rebasar mis límites el 7 de octubre de este año. (Porras, bienvenidas)

Casi todo lo que hago es pensando en el Maratón. Nadar, correr, hacer bicicleta, seguir con la dieta, establecer planes de entrenamiento, etc.

Digo casi porque a veces me gana el default huevón que tengo y convenientemente se me olvida que tengo que entrenar para correrlo y se me olvida que octubre llegará en un parpadeo y que el mínimo entrenamiento que recomiendan son 5 meses y que eso es ya (bueno en un mes) pero ¡ya!

La cuestión es que en esos momentos donde bajo la guardia tengo que apretar un poco más. Ayer estaba nadando y busqué obligarme a no soltar el paso en la patada (aunque mi muslo se rebela, se duerme, hormiguea y amenaza con doler nomás salimos de la alberca y vas a ver lo que es bueno), y encontré que ayuda mucho usar la fecha del Maratón como mantra: Oc-tu-bre sie-te dos-mil-do-ce, patada, patada, patada, respira, patada. Oc-tu-bre sie-te dos-mil-do-ce. You get the idea.

Hasta pensé que no sería mal tatuaje ponerme la fecha, pero se me antoja mucho más el dibujo de Picasso de su perrinski. Pero eso del tatuaje es otra historia.

La historia es que tic tic tic tic tic, si todo sale como espero, como he planeado y entrenado, para final del año voy a poder poner junto a mi nombre: “Maratonista” y eso me provoca muchas emociones juntas, emoción, miedo, terror, pánico, angustia, duda, ganas, insomnio, fuerza, resolución, deseo. Es una cosa grande y complicada. Es un performance de un año. Pegado al otro que ando viviendo que ya les conté.

Así andamos, pintando esta meta en un estilo muy artístico. Eso, considero, está increíble.

:D

-a-

4 Responses to “Octubre 7, 2012”

  1. javier says:

    ECHALE GANAS TU PUEDES, SE QUE VAS A HACER UN BUEN PAPEL
    TQM

  2. Go girl!
    Muy inspiradores y aleccionadores estos dos últimos posts. Felicidades!
    Rox´s last blogpost ..Don’t collect bad wines

  3. No Alice, de verdad que wonderwoman se quedó corta con todo lo que andas haciendo.

    Es tan admirable que no sé cómo expresar el respeto que siento por tí y todos estos obstáculos que vas venciendo con tanto ahínco.

    Y pues… Go girl!! Yo te aplaudo desde ahorita. :)
    ingrid´s last blogpost ..Si lo que quieres es vivir cien años..

    • alice says:

      Se agradecen y aprecian los aplausos porque ha sido un infiernito. Pero ahí vamos. La idea es pasar por aquí una sola vez.
      Ahora focus al maratón :D

Leave a Reply

CommentLuv badge